10 razones para no apostar por la TV en 3D

Televisión 3DEl futuro de la televisión está en el aire: es obvio que el modelo convencional se está quedando obsoleto, pero tampoco está todavía muy claro qué camino seguirá. Una de las opciones es la apuesta por la integración de la televisión e Internet; de hecho, se espera con gran expectación la llegada de la exitosa Netflix a España (podría ser en enero de 2012). Pero también la televisión en alta definición está cobrando fuerza e importancia, relegando a un tercer puesto a la televisión en 3D.

¿Qué se puede esperar de la televisión en tres dimensiones? La idea seduce, sí, como está ocurriendo con las películas en 3D. Pero ¿será posible, viable, rentable y atractiva para los espectadores la generalización de la televisión en 3D?

De entrada, su implantación ha de atravesar una serie de obstáculos: en marketingdirecto.com se han hecho eco de las 10 razones por las que fracasará este tipo de televisión.

1. La televisión en 3D interrumpe el visionado de contenidos: la vista se centra en elementos muy concretos de la pantalla, lo que dificulta prestar atención a toda la pantalla.

2. Malestar físico: hasta un 20% de la población puede sufrir problemas de salud derivados de la visión de contenidos en 3D: jaquecas, mareos, náuseas, convulsiones, confusión, desorientación… Estas afecciones se producen por una discrepancia entre los movimientos oculares y las lentes de las gafas. Cuando un objeto en la pantalla se mueve hacia el espectador, el ángulo del globo ocular cambia, pero no las lentes de las gafas. Y cuanto más cerca estemos del televisor, mayor será el problema. Por otra parte, las personas que tienen “ojo vago” (entre el 8 y 10% de la población) no suelen ser capaces de apreciar las imágenes en 3D.

3. Un nuevo televisor: tras la llegada de la TDT, que nos ha obligado a cambiar de televisor o comprar un decodificador, con la televisión en 3D habría que volver a cambiar de pantalla. ¿Tenemos que comprarnos un televisor cada año…..??

4. Escasa oferta de contenidos: en EEUU existe un canal, Directv, que ofrece cuatro canales en 3D. ¿Alguien se compraría un televisor para ver sólo cuatro canales????

5. Pocos contenidos en 3D para los dispositivos Blu-ray: cada vez hay más películas en 3D, pero aun así siguen siendo pocas (y muchas veces ni siquiera la tercera dimensión aporta gran valor al filme…)

6. La gente odia las gafas 3D: son incómodas y, por qué no decirlo, “poco favorecedoras”

7. Las gafas son caras: los primeros televisores en 3D que están a la venta vienen con dos gafas de regalo, pero en muchos hogares hacen falta más. Y cada par de gafas cuesta aproximadamente 150 dólares, un desembolso económico más…

8. La televisión en 3D no es HDTV: los televisores en alta definición ofrecen el realismo elevado a la máxima potencia, mientras que las pantallas en 3D crean una imagen diferente.

9. La televisión en 3D no es fácil de utilizar: exige que todos los espectadores lleven gafas, que se sitúen (en la mayoría de los casos) a una distancia determinada o incluso desde un punto en concreto… Para evitar este tipo de problemas, existen televisores en 3D que se pueden ver sin gafas, como los que ya ha puesto a la venta Toshiba.

10. La televisión en 3D ha perdido la guerra de la cultura: se esperaba con expectación el desarrollo de este tipo de televisión, pero cada vez son (somos) más los detractores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s