¿Cómo pueden afectarte los fraudes en Easypromos?

easypromos facebookSi estás pensando en crear un concurso en Facebook basado en votaciones (mediante Easypromos), conviene que te lo plantees antes de lanzarlo. Lo primero que tienes que hacer, obvio y fundamental, es crear y publicar en el perfil las Bases Legales de participación, pero con eso no basta: cada vez son más frecuentes las páginas de intercambio de votos (yo te voto-tú me votas), convirtiendo los concursos en fraudes si no se detectan estas alteraciones. He aquí muchos ejemplos de páginas de este tipo:

votos por votos easypromos

votos a cambio de votos easypromos

Si alguien utiliza este tipo de “ayuda”, el resultado se notará (esa persona tendrá cientos de votos, cuando el resto de concursantes quizás no lleguen a los 20) y seguramente será la propia comunidad de seguidores de tu marca quienes lo denuncien. Tú, community manager, expulsarás a esa persona (remitiendo a las bases del concurso), él/ella lo negará (aunque publiques el pantallazo donde se muestra la solicitud de votos, dirá que “no lo sabía”, que “pensaba que se podía hacer” o cosas por el estilo), te insultará, la comunidad se agitará y por último, si tienes suerte, el/la “impostor/a” rectificará.

Si queréis ver un ejemplo de los problemas que os puede causar algo así, os recomiendo que echéis un vistazo al perfil de Marionnaud en Facebook.

Las consecuencias de este tipo de problemas pueden ser graves para la marca:

1. Pérdida de credibilidad: si no se interviene y no se expulsa a los concursantes fraudulentos, la imagen de la marca en Facebook se verá muy perjudicada, más allá de los concursos que plantee.

2. Caída en la participación: si un usuario se apunta a una promoción honestamente y ve que ocurren estas cosas, ya no participará en más concursos. Y, como he señalado, su percepción hacia la marca variará negativamente.

3. Agitación e indignación: los usuarios se enfadarán, se insultarán los unos a los otros, protestarán, publicarán acusaciones y descalificaciones, etcétera.

4. Pérdida de seguidores: en un arrebato de indigación, los daños pueden ir más allá de tu promoción, si los seguidores más enfadados o decepcionados (tanto los que han sido acusados de fraude como los que han visto que otros lo hacen) optan por pulsar “Ya no me gusta“. ¿Podrías volver a recuperar su confianza? Creo que sería un poco complicado…

5. Omnipresencia de las críticas: publiques lo que publiques, los seguidores seguirán hablando del engaño de los concursantes. Aunque plantees una nueva pregunta u otro tema de conversación, muy probablemente los comentarios de la gente retomarán el tema del fraude.

6. Nacerán trolls: quienes hayan sido excluidos por prácticas de intercambio de votos se convertirán en trolls que se dedicarán a atacar a tu marca.

7. Concurso = Spam: los concursantes pedirán a sus amigos que les voten desde sus perfiles en Facebook. Si el usuario es “moderado”, no pasa nada, e incluso beneficia a la marca, ya que dará a conocer el concurso (y la existencia del perfil de la marca) entre todas sus conexiones dentro de la red. ¿El problema? Muchos concursantes se muestran tan desesperados por conseguir seguidores que publican constantemente su solicitud de votos, lo que hace que sus amigos puedan molestarse. Esto, obviamente, no lo puede controlar la marca (allá cada uno con lo que publica) pero puede dañar indirectamente la imagen de la marca entre quienes no la siguen. Es algo similar a lo que ocurre con aplicaciones como “Pregunta a tus amigos”: quienes las usan dejan una publicación en el muro del amigo sin su consentimiento (esto es más intrusivo que los concursos, pero a mucha gente le molesta en gran medida).

8. Acusaciones entre los concursantes: es un poco la pescadilla que se muerde la cola: quienes acusan a otros participantes por cometer fraudes, terminan siendo acusados de lo mismo, porque ¿cómo lo han descubierto? Puede que quien señale el fraude no lo haya cometido, pero quizás la comunidad piense que sí y retomen los insultos. Podéis verlo en la siguiente imagen.

 9. Votos falsos: al margen de fraudes como el que he comentado aquí, de páginas de intercambio de votos, muchos concursantes abren cuentas ficticias en Facebook para votarse desde ellas, o a través de perfiles de su entorno (por ejemplo, desde la cuenta de su pareja, de la que tendrá -supongo- la contraseña).

10. Como última consecuencia, ¿has pensado en lo que va a tener que soportar tu community manager simplemente por haber querido hacer una promoción “fácil”? Más vale que tenga mucha paciencia, porque estos “fuegos” cuesta apagarlos. Creo que es mejor diseñar concursos más elaborados y con mayores niveles de exigencia para elegir al ganador, que los basados simplmente mediante votaciones virtuales. 

De todo se aprende, y de casos de crisis como éste también. E incluso se pueden extraer conclusiones positivas: podrás ver cómo la comunidad se convierte en defensora de tu marca, denuncian los comportamientos fraudulentos y rechazan este tipo de actuaciones. Como ha ocurrido en Marionnaud, la gente pide sorteos “justos“, es decir: o eliges resolverlos mediante un sorteo al azar o seleccionas al ganador mediante un jurado. Son muchos los que cuestionan la validez de las promociones mediante votaciones “anónimas”. 

Por lo tanto, en crisis de este tipo tus seguidores seguramente te defenderán. Pero el daño ya está hecho.

Anuncios

14 pensamientos en “¿Cómo pueden afectarte los fraudes en Easypromos?

  1. Gracias Sol por darnos esos datos sobre cómo consiguen votos algunos usuarios, no conocía la existencia de estos grupos que mencionas aquí. Realmente me gustaría saber qué trucos tiene el CM para detectarlos que no sea su intuición. También en temas de sorteo, me huele a veces que algunos ganadores han presentado a sus “clones” para aumentar sus posibilidades de ganar. Facebook en este sentido parece mirar para otro lado, ¿o me equivoco?

    • ¡Hola! Gracias por tu comentario, me alegra que te haya resultado útil. Yo tampoco conocía las páginas de intercambio de votos, y la verdad es que me ha sorprendido mucho, porque existen cientos de páginas para ello… (y con miles de seguidores, que supongo que serán usuarios habituales…).

      ¿Cómo detectarlos? Pues la única fórmula que se me ocurre es la que tú dices: la intuición. Si por ejemplo entras en este concurso: http://apps.facebook.com/easypromos/entries/8612, verás que la mayoría de concursantes tiene entre 10 y 20 votos, un par de ellos están entre 50 y 100, pero hay un concursante que tiene 143 votos y otro con 235. No se puede asegurar que hayan intercambiado votos, pero no me negarás que resulta muy muy sospechoso que tengan tantos, comparados con los demás…… 😉 De todas maneras, no le puedes acusar sin pruebas 😦

      En el concurso de Marionnaud que menciono en el post, fueron los propios concursantes quienes denunciaron a los que intercambiaban votos, publicando en el muro de la marca los pantallazos con las concursantes solicitando votos en ese tipo de páginas. Ante las pruebas gráficas, los “tramposos” no pudieron negarlo… Pero, obviamente, para el CM ponerse a revisar todas las páginas de intercambios es mucho trabajo (como ya he dicho, son miiiiiiles de páginas similares). Confía en tu comunidad 🙂

      Yo recomendaría hacer un doble concurso, con dos ganadores: uno por jurado/sorteo, y otro por votación. O, directamente, anular la opción de las votaciones, y que simplemente se inscriban en el sorteo. Es menos “social”, pero te ahorrarás problemas…

      Sobre lo de que Facebook mire para otro lado…pfff… no sé, creo que no es su problema, jeje. Facebook crea la red social, y allá cada uno con cómo la usa, ¿no crees? Son casi 700 millones de usuarios…. (por ejemplo, son los usuarios quienes denuncian a otros usuarios por suplantaciones de identidad y malos usos, pero Facebook no va supervisando si son perfiles reales uno por uno).
      En tal caso, si tuviera que supervisarlo alguien, creo que tendrían que ser las aplicaciones que permiten crear promociones, como Easypromos. Pero insisto, no creo que les preocupe. Lo único que se les puede “pedir” es que desarrollen sistemas de votación cerrados (por ejemplo, que sólo puedan votar los seguidores de la marca), o votaciones “con argumentos” (no con simples clics).

      Si vas a hacer un concurso, ¡suerte! Espero que todo salga bien:)

      Saludos,
      Sol

    • ¡Hola Ivonne!

      En este post he hecho referencia a Easypromos porque es la aplicación que más veo que se utilice y porque es la que han empleado en Marionnaud, que es el caso que me ha servido de ejemplo para este post.

      Supongo que ocurrirá con todas las aplicaciones similares, si el funcionamiento de votación es el mismo (es decir, votación libre entre los usuarios de la red social). La gente que intercambia votos no menciona para qué aplicación votarán, simplemente se ponen en contacto por inbox para acordar el intercambio.

      ¿Has usado alguna otra aplicación? Me gustaría saber cuál y qué tal te ha funcionado 🙂

      Muchas gracias, un saludo:
      Sol

      ¡Ah, por cierto! Quiero dejar claro que no tengo nada que ver con Marionnaud, por si acaso, jeje:)

  2. Hola Sol,
    me parece interesante tu post y creo que aporta un buen punto de partida para el debate. Mi reflexión es la siguiente: Si una amiga en una cena de amigos nos pide que le guardemos los códigos de barras de Nescafé porque quiere participar en “El sueldo para toda la vida” y yo le pido que me guarde los cupones de La vanguardia para conseguir la vajilla de Ferrán Adriá, ¿tú crees que es fraude?
    Saludos,
    Alicia

    • ¡Hola Alicia!

      Evidentemente, el intercambio de cupones, tapones etcétera es muy habitual, ¿quién no lo ha hecho? 😉 Pero la diferencia radica en el alcance que tiene Facebook y las páginas de las que hablo en el post: no es lo mismo que pidas ayuda a los 10 amigos que vienen a tu cena, a que publiques la solicitud en páginas de miles de seguidores.

      Por otra parte, en los concursos “offline” no sabes cuántos códigos o cupones han enviado los otros concursantes, y en los que se plantean en Facebook sí lo sabes: de ahí la indignación de los que concursan de manera “legal” frente a quienes intercambian votos. Y eso, como digo en el post, termina afectando a la marca.

      De todas formas, a la hora de concursar, la picaresca no tiene barreras 🙂

      ¡¡Muchas gracias por tu comentario!!!

      Saludos,
      Sol

  3. Bien. Siguiendo con el debate que realmente considero interesante… ¿Y no será que estamos aceptando como bueno exclusivamente el procedimiento que se aplica en el entorno offline, cuando en realidad el entorno social online tiene otras posibilidades? Por el mismo criterio, ¿anularíamos la participación de alguien que tiene en su red a 1.000 amigos? Doy por supuesto que sus 1.000 amigos no son realmente amigos, ni siquiera conocidos.
    Tengo la sensación de que queremos aprovechar para muchas cosas el potencial de expansión y de difusión que tienen las redes sociales pero después criticamos dinámicas puramente sociales, como es la organización para un fin. ¿Acaso es más lícito organizarse para conseguir el máximo de votos para ser “Ciudad Olímpica” que convencer a los demás para que te voten y ganes un premio que explicas abiertamente?

    • Es verdad que este tipo de promociones lo que hacen es exclusivamente adaptar el procedimiento offline al entorno online. Pero he de decir que yo personalmente no soy muy partidaria de aplicaciones de este tipo, porque creo que en las redes sociales se pueden hacer promociones mucho más completas, enriquecedoras y “sociales” que la mera votación entre amigos;)

      Creo que no habría que anular a quien tenga 1.000 amigos, porque seguramente muy pocos de sus 1.000 amigos se molesten en votarle (yo, al menos, no suelo hacer caso a ese tipo de peticiones de mis amigos…:S), pero si pides un intercambio de votos en una de estas páginas, la gente que acude a ellas sí responderá a tu solicitud (cuando, a cambio, les votes tú a ellos).
      Por otra parte, el problema de los 1.000 amigos también pasa offline: yo conozco gente que trabaja en restaurantes y acumulaba más tapas de yogures que nadie, imagínate!! 🙂

      Sobre lo de organizarse para un determinado fin, obviamente el “fin” de que se trate influye: si se trata de mostrar el respaldo social a una cuestión (tipo ciudad olímpica, ciudad europea de la cultura o Eurovisión mismamente), creo que sí es interesante mostrar hasta qué punto esa candidatura está respaldada por el público (sea más o menos real/representativo ese apoyo). Otra cosa es que la decisión final dependa de ese respaldo o de un jurado que valore otras cuestiones sobre la candidatura. Personalmente, soy partidaria de la segunda opción:)

      ¡Un saludo!

  4. Hola. Recientemente he sido eliminado de primer concurso al que me he apuntado.
    Se me acusa de la pracitica de cambiar votos. Iba el tercero de concurso.
    Me dicen que no puedo tener mas votos que amigos. ¿ Por que ?
    Me he pasado toda la semana molestando a mis amigos que aunque no son miles son buenos y acudieron en masa a mi demanda y a su vez se lo pasaron a novias a amigos y familiares. Todo esto para conseguir unos 80 votos. Pues veo que una horas antes estoy estoy descalificado y se me envía un correo y me dicen que que estoy bajo sospecha de cambio de votos.
    Sospecha? Que es eso? Me quedo alucinado, he estado una semana trabajando para estos tíos y me llaman tramposo en la cara.
    He conseguido que entre unas cosas y otras, mis 70 amigos vean el link. que cuando me votan, cada unos de ellos publique en su muro el link, que a su vez lo ven todos su amigos. Total, como si hubiera repartido publicidad a una ciudad pequeña, para que ahora un listo me diga que sospecha que soy un tramposo .
    Chicos, las cosas hay que demostrarías, no vale con dejarías caer y ya esta.

    • Hola Óscar

      El intercambio de votos es una práctica muy común, de ahí la desconfianza hacia quienes tienen un elevado número de votos. Creo que si tus votos son “legales” (es decir, no son de intercambio, como afirmas) deberías defender tu postura, y hacerles ver que realmente tus votos son lícitos. Como suele pasar, pagan justos por pecadores 🙂 Y tienes razón: las cosas hay que demostrarlas.

      Un saludo y ¡suerte!

  5. Pingback: ¿Cómo pueden afectarte los fraudes en Easypromos? | Medios de Comunicación 2.0 | dtigen

  6. Hola a todos!
    Nos alegra mucho que hayáis sacadao este tema a debate porque, desde luego, hay usuarios que hacen “cualquier cosa” por ganar absolutamente todo lo que esté en su mano.
    Nosotros ya hemos desestimado, desde hace un tiempo, todas las actividades que impliquen votos porque, como bien indicáis, algo que se lanza con toda la buena fe del mundo, acaba siendo un campo de batalla muy contraproducente para todos.
    La experiencia nos ha dicho que seamos fieles a nuestros seguidores y optemos por actividades más objetivas como sorteos, o utilizamos a nuestro jurado de profesionales para decidir quién resulta ganador. Podéis comprobarlo en la promoción que tenemos activa actualmente: http://www.facebook.com/pages/Marionnaud-Espa%C3%B1a/136297096396353?sk=app_79458893817.
    Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios.

    • Gracias por vuestro comentario, Marionnaud 😉

      Lanzar un concurso es una buena idea, pero la verdad es que son muchas las marcas que tienen problemas como el que tuvisteis vosotros a raíz de las normas de participación… Incluso cuando el ganador lo decide un jurado, también pueden encenderse “fuegos” (y lo digo por experiencia, jeje).

      Enhorabuena por vuestra gestión en situaciones así. Saludos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s