Super Bowl 2011: la competición reina de la televisión

La Super bowl estadounidense se ha convertido en el espectáculo deportivo que más expectación despierta y que más espectadores congrega ante el televisor. Este año, según los primeros datos que ha facilitado Nielsen Co., la audiencia puede superar los 106 millones de espectadores del año pasado en un 3%, y congregó durante su emisión al 76% de los espectadores norteamericanos.

Pero la Super bowl supera las fronteras estadounidenses. En Madrid se crearon eventos para congregar a quienes quisieran verlo desde sus establecimientos (en Hard Rock Café, Friday”s, O”Neills, varios de los restaurantes Foster”s Hollywood, James Joyce, Paddy”s). En Barcelona, la cita fue en el Michael Collins Irish Pub, Opium Mar, The Philarmarie, Sports Bar Rambles, George & Dragon o Ryan”s.

Pudo seguirse en Canal + y algunos de sus subcanales, bien en directo, bien en diferido en Sportmanía. Y en la radio, el Carrusel Deportivo de la SER lo retransmitió (lleva haciéndolo desde 2003, por un acuerdo de exclusividad con la NFL).

Pero las nuevas tecnologías también se han querido sumar a este evento, gracias a su seguimiento en Plus.es, NFL, CBS (marcadores y jugadas clave) y en Twitter.

El éxito de la final de la Super bowl se traduce en increíbles cifras de inversión publicitaria, ya que se estima que cada spot de 30 segundos emitido durante su retransmisión, y fueron 63, podría haber rondado los 3 millones de dólares.

Me gustaría destacar unos cuantos datos curiosos relativos a este evento, que dan fe de la importancia y trascendencia que tiene:

– En 2010 se vendieron más de 2 millones y medio de televisores de alta definición (en EEUU) para poder ver la final.

– Según The Associated Press, las ventas de Domino’s Pizza durante la noche de la final aumentan en un 30%. Se consumen 18.500 toneladas de patatas y palomitas durante la noche de la Super Bowl.

– 10 de los programas más vistos de la historia en EEUU son finales de la Super Bowl.

– El 6% de los empleados afirma sentirse enfermo al día siguiente.

Y como siempre pasa algo curioso, la anécdota de este año la protagoniza Christina Aguilera, quien se encargó de cantar el himno estadounidense… pero lo hizo mal: se equivocó en la letra. Cuando debería haber cantado la estrofa “O’er the ramparts we watched, were so gallantly streaming” (“Observábamos desde las trincheras que estaba ondeando con tanta gallardía”) , cantó “What so proudly we watched at the twilight’s last gleaming” (“lo que observábamos con tanto orgullo en el último destello del crepúsculo”), que es la misma que entonó anteriormente pero que incluyó la palabra “watched” (“observábamos”) en lugar de la palabra “hailed” (“elogiábamos”).

¡Ah, por cierto! Este año, los Packers de Green Bay ganaron su cuarto título, al vencer 31-25 a los Steerles de Pittsburgh.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s